Cataratas de Triberg

Triberg es un pueblo de la Selva negra muy conocido por sus cataratas y los relojes de cuco. Dicen que son las cataratas más grandes de Alemania, aunque por lo visto hay controversia sobre esto. También se encuentra allí el reloj de cuco más grande del mundo, aquí también hay controversia porque hay dos muy grandes, son tan grandes que parecen casas, pero sólo uno está en el libro de Los Records Guinnes.

P1030681Las cataratas de Triberg no se tratan de un gran salto de agua, sino que está en varios tramos y puedes ir paseando hacia arriba o hacia abajo y visitarlas, esto es importante, porque debes saber que si primero subes, luego bajas, porque el coche estará abajo y al revés. Entres por donde entras, tienes que pagar para poder hacerlo, a nosotros nos costó, dos adultos y un niño 9€.

Por la carretera que llegamos, antes de entrar en el pueblo te encuentras la entrada superior a las cataratas, después la entrada que está a la mitad y ya en el pueblo la entrada principal o inferior. En las dos entradas primeras hay un pequeño parquing o espacio de tierra para dejar el coche y abajo en el pueblo otro, pero asfaltado, casi en la misma entrada a las cataratas.

Nos pasó que íbamos confiados en el GPS y yo que iba de copiloto me distraje un momento y nos saltamos la entrada de arriba, así que continuamos y paramos en la segunda, a mitad de camino. Como era la hora de comer, hicimos lo propio y después nos preparamos para visitar las cataratas.

Veníamos de dar un paseo por el Lago Titisee en un día veraniego y las previsiones eran de lluvia por la tarde, pero como llevaba amenazando lluvia toda la semana y no habíamos visto ni una nube, pues nos confiamos, como buenos Murcianos y justo cuando íbamos a empezar a andar empezó a caer una fina lluvia, nos colocamos los chubasqueros y seguimos adelante, de esta forma conocimos de primera mano cómo llueve en Alemania…

P1030677

Decidimos ir primero hacia abajo por si luego paraba y resultaba más cómodo subir. Casi al llegar al pueblo, dejó de llover y preguntamos si podíamos salir de las cataratas para luego volver a entrar y subir a por la furgo o incluso terminar de verlas hasta arriba si seguía sin llover.

No hay problema si llevas las entradas encima, así que salimos a visitar el pueblo y a hacer algunas compras, lo más llamativo son las tiendas con relojes de cuco de todas clases, adornos de navidad y muchas ideas de souvenirs para hacer regalos.

 

 

Las fachadas de las tiendas están muy bien arregladas y hay muchas casas que llaman la atención.

Es importante tener en cuenta que cierran a las seis y si te pilla dentro de alguna tienda te acompañan hasta la puerta y amablemente te dejan fuera sin lo que querías comprar.

Cuando estábamos listos para volver a subir empezó a llover de nuevo y esta vez con viento y frío, parecía que lo anterior había sido un aviso. Nos refugiamos en un escaparate mientras los chicos subieron a por la furgo y la auto (no viajábamos solos) y mientras buscábamos algo dentro de las mochilas para entretener a los peques, bajaron a recogernos. Nos quedamos sin verlas del todo, pero no apetecía nada.

Intentamos entonces buscar los relojes de cuco, pero como ya habían pasado las seis estaba todo cerrado, la lluvia era incesante y cuando llegamos al reloj, sólo vimos una casa que no nos decía nada, de echo, a pesar de las indicaciones, nos la saltamos. Seguro que en un día soleado y cuando está abierto es mucho más bonito. Después de esta pequeña decepción, decidimos no ir a ver el otro reloj y nos fuimos directamente a Schiltach, donde teníamos pensado pasar la noche, pero esto lo contaré en otra entrada.

 

Anuncios

Lago Titisee

Llegamos al lago por la tarde, pero aún había luz, dejamos la furgo y la auto en el aparcamiento y nos fuimos a tomar una cerveza. Después de todo el día, aún nos quedaban fuerzas. El pueblo por la noche es precioso, las casas adornadas con flores y muy bien iluminado, sobre todo la calle que llega hasta el lago. Al final, antes de llegar al paseo del lago, hay un hotel iluminado que parece que está en navidad todo el año. Creo que estará mucho tiempo en  nuestra mente.

Zona de pernocta: es un aparcamiento situado justo al entrar, en la estación de tren, aunque no molestan nada por la noche y se duerme muy tranquilo.  Tiene servicio de llenado/vaciado y limpieza de wc quimico y justo delante de la estación hay unos aseos básicos abiertos durante el día. (47.904444, 8.15638) o (N47º54´16´´;E08º09´23´´) Cuesta 16€ 24 horas.

Por la mañana volvimos a hacer el mismo camino y el paisaje era totalmente diferente, las tiendas estaban abiertas y las calles se habían llenado de puestos con regalos y turistas comprando souvenirs.

Una vez en la orilla nos dirigimos hacia una de las sombrillas donde se alquilan barcas y cogimos una para dar una pequeña vuelta por el lago. Con media hora nos sobró para llegar al otro lado y volver, pero sin mucho recreo claro, para un buen paseo es poco.

Hay un camping al otro lado y que por lo que pudimos ver tienen actividades acuáticas, creo que hay varios por la zona, lo pude ver en la aplicación park4night que utilizamos mucho durante el viaje.

 

soft-pretzels@2x.png

Foto de internet.

 

Al terminar nuestro pequeño paseo en barca volvimos al aparcamiento comiéndonos una Bretzel salada, en el viaje no pediríamos más saladas, también las hay con queso, chorizo… que nos gustaron  más.

Nuestro destino eran las Cataratas de Triberg, a sólo 47 km, por lo que llegaríamos a tiempo para comer y pasar la tarde allí, pero eso os lo contaré en otra entrada.

Steinwasen Park y Cascada de Todtnau.

Este era el plan del día:

Pasar la mañana en Steinwasen Park. Pasar la tarde en el lago Titisee. Ver la cascada de Todtnau si hay tiempo. Claro que no sabíamos que una vez en el parque, el GPS nos llevaba al lago pasando por delante de las cascadas. Esta ruta es mucho más bonita, no se pierde casi tiempo y llegamos al lago a pasar la noche después de ver La Cascada.

Steinwasen Park

Jajajajaja, qué bien lo pasas cuando no te lo esperas. Había leído sobre este pequeño parque cerca de Friburgo, en Oberried, ubicado en plena Selva Negra. Después de un poco más de dos días de viaje, una noche en Friburgo y una consulta a la predicción meteorológica allí que nos dirigimos.

Como he comentado, pensábamos pasar toda la mañana allí y por la tarde en el lago, así que después de desayunar salimos del área sin despedirnos, pues no había mas que unas cervezas vacías en la puerta de la oficina.

Llegamos en media hora, sobre las 09:30, el aparcamiento es grande, pero si hace un día soleado puede llenarse rápidamente. Es aconsejable madrugar un poco, sobre todo si se lleva auto-caravas grandes, para poder situarse bien.

El horario de verano es de 9:00 a 18:00. ¡Nosotros nos quedamos hasta el cierre!

IMG_5017.JPG

Te permiten entrar con mochilas y comida, hay varias zonas con mesas de picnic y también hay un restaurante dentro. Como en nuestro plan no estaba reflejado comer aquí, tuvimos que solicitar salir a los autos a por la comida, no fue fácil, sólo nos dieron 10 minutos, así que llenamos a toda prisa dos mochilas con comida y volvimos a entrar. No vimos si había taquillas, muchas personas llevaban sus mochilas a la espalda. Después de comer decidimos terminar de pasar la tarde en el parque, la diversión estaba asegurada y se estaba muy a gusto.

 

Plano parque Steinwasen.png

Página del parque Steinwasen park. 

Clasificación por edades de las atracciones:

Coaster 3 años mínimo o 1 metro; Río Splash 4 años y 1 m; Tobogán / silla de la elevación a partir de 3 años; Gletscherblitz A partir de 4 años; Space Runner A partir de 4 años; 4D cine A partir de 4 años. Esto es orientativo, pues a excepción de Río Splash, no vimos ninguna otra señalización limitando  la entrada.

Precio: 23€ adultos; 19€ niños entre 4 y 12 años; menores de 4 años no pagan. Con la entrada infantil nos regalaron una pequeña bolsa de gominolas.

No tiene muchas atracciones y se puede ver el parque en medio día, eso sí, nunca habíamos montado en nada parecido, por lo que repetimos en varias de ellas.

También hay algunos animales, un parque infantil, una zona para los más pequeños y áreas para pasear y disfrutar de la naturaleza. Ideal para pasar el día en familia y con amigos.

IMG_5036.JPG

Cuando cerraron el parque seguimos por la misma carretera dirección al Lago Titisee y por el camino paramos a ver la Cascada de Todtnau. Con 97 metros, es la cascada más alta de Alemania.

Hay una zona de aparcamientos justo en la entrada, en la misma carretera y antes de entrar al sendero hay un pequeño quiosco. No estoy segura pero  creo que hay que pagar para entrar al sendero, aunque por la hora a la que llegamos no vimos a nadie y entramos a verla, el sendero es casi en llano y en 15 min. lo has recorrido.

Es una pequeña parada en el camino que merece la pena hacer.

De aquí, nos fuimos sin prisa al lago Titisee, aún era de día y pudimos disfrutar de unas vistas fantásticas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Friburgo

La Selva Negra es un macizo montañoso con una gran densidad forestal ubicado al suroeste de Alemania, en el estado federado de Baden-Wurtemberg. En esta región montañosa el pico más alto es el Feldberg con 1.493 metros de altitud.

Friburgo se encuentra al sudoeste de Baden-Wurtemberg, pegado a la frontera con Francia, por lo que es la puerta de entrada por excelencia a la Selva Negra. Su nombre es Friburgo de Brisgovia.

En el plan del día estaba llegar a Friburgo para comer en el mercadillo que hacen todos los días, menos los domingos, en la plaza de la Catedral, Münsterplatz, pero llegamos sobre las cinco de la tarde. En realidad llevar sólo unas pocas horas de retraso después de más de dos días de viaje y con niños, lo consideramos como una victoria.

Nos dirigimos directamente hacia el área de auto-caravanas que se encuentra muy cerca del centro. Tiene dos zonas, una vallada y otra sin vallar justo enfrente. La zona vallada estaba casi completa, era más apropiada para acampar y sacar sillas y utensilios, pero no podíamos situarnos juntos, así que, como sólo íbamos a pasar una noche y queríamos visitar el pueblo, aparcamos en la zona sin vallar. (un par de euros más barato pero con acceso a los mismos servicios).

Área N 47.99965° E 7.82566°. Está en una calle poco transitada, con altos árboles y que termina en un gran parque.

Allí nos dieron una fotocopia de un plano un poco complicado de leer y cuando por fin empezamos a andar hacia el centro tubimos la sensación de haber conseguido nuestro objetivo, al menos el primero, ¡estábamos en la Selva Nega! NOTA: conseguir siempre que pueda el plano de la zona antes de ir.

Al salir de la zona vallada del área y si queréis ir al centro y la zona turística, hay que girar a la derecha, andar unos metros hasta llegar al parque y atravesarlo hacia la izquierda hasta que llegas a la parada de tranvía que te lleva al centro o puedes seguir andando, desde aquí es todo recto. Una vez que cruzas el puente de la estación de tren, ya estas en el centro. Nosotros fuimos andando y volvimos en tranvía.

Enseguida te das cuenta de que es una ciudad universitaria con gran cantidad de gente joven paseando y antes de llegar a la Catedral decidimos adentrarnos por sus calles, disfrutar del bullicio y del ambiente estudiantil. Lo que primero que llamó la atención de los niños fueron los llamados “Bächle”, pequeños canales de agua que recorren por la zona antigua y que servían para dar de beber al ganado. Nos cruzamos con una niña que jugaba con un barco con cuerda y lo arrastraba por ellos. Dicen que los venden por allí, aunque como a las 18:00 cierran las tiendas, no vimos dónde comprarlos.

Sin darnos cuenta aparecimos en una de las puertas de la ciudad, hay que tener mucho cuidado con los tranvías si quieres hacer fotos, pues es una zona muy transitada por ellos y por bicicletas. De allí nos dirigimos a la plaza dónde se encuentra La Catedral y algunos edificios históricos que llaman la atención, le dimos toda la vuelta y decidimos volver a las calles repletas de bares y gente para cenar algo típico y probar la cerveza de la zona. También los peques habían visto alguna que otra heladería por allí.

img_50153.jpg                       P1030545

La puerta del tejado verde se llama “Martinstor”, Puerta de San Martín, y la otra es “Schwabentor”, Puerta de Los Suavos. Cuando llegamos a esta última, ya era de noche, pero conseguí una foto al salir de Friburgo, la mañana siguiente, creo que el GPS se colocó en modo verde y nos paseó por la ciudad.

Otra de las zonas de la ciudad es la plaza del ayuntamiento, la cual no llegamos a ver, a veces es mejor disfrutar el momento que ir corriendo de un lado para otro. Se queda para futuras visitas.

Por detrás de la puerta de San Martín se llega a una plaza donde esa noche tenían música en directo y la gente joven se distribuía por el suelo a ambos lados de los Bälches, hablando y disfrutando de la noche. Tras pasear un poco por las calles nos dirigimos de vuelta a nuestros autos en el tranvía y a descansar.

plano ciudad.pngEl plano lo he cogido de la página de turismo de Freiburg y he señalado en verde las dos puertas, y en azul La Catedral.

A la derecha se ve la estación de tren y el puente que hay que cruzar viniendo del área de auto-caravanas.

Nos quedó un buen recuerdo de esta ciudad.

Selva Negra, Cataratas del Rin, Castillo del Rey Loco, Legoland y algo de Alsacia Francesa.

Después de meses planeando, por fin llegaron las ansiadas vacaciones de verano, las primeras en nuestra nueva furgo. El lugar elegido para nuestro primer gran furgo-viaje ha sido a La Selva Negra, un macizo montañoso situado al sudoeste de Alemania, en el estado federado de Baden-Wurtemberg. Y una vez allí visitar El Castillo del Rey Loco, Las Cataratas del Rin y algunos parques de atracciones…, no queríamos dejarnos nada pero es imposible verlo todo en sólo dos semanas.

IMG_5002.jpg

Esta foto no es muy buena, se tomó en movimiento, sin preparación y con prisas…

La idea de realizar nuestro primer gran viaje a esta zona surgió en febrero y gracias a la cantidad de blogs contando historias personales, configuré nuestro propio itinerario. El primero y sobre el que empecé a trabajar es “miguiadeviajes.com” en el que Fran Soler cuenta su experiencia y algunos datos de interés de la Selva Negra. Otros blogs de viajes en furgonetas y auto-caravanas junto con la aplicación Park4night, me ayudaron con áreas de pernocta y aparcamientos.

Este gran viaje no lo hemos realizado solos, nos han acompañado unos buenos amigos en su auto-caravana, así que el equipo estaba formado por cuatro adultos y tres niños de 2, 6 y 7 años. Esto nos implicaba llevar una buena organización y gestión del tiempo, así que, una vez se aprobó el plan de viaje, ellos programaron las comidas y cenas de cada día.  De los desayunos, meriendas y extras, cada uno se ocupó de llevar lo que les gustaba. De esta forma nos fue genial, de hecho, conseguimos realizar todas las visitas, pues se ahorraba tiempo en los desayunos.

IMG_5034.JPG

 

Como han sido muchos días y no quiero pasarme de pesada, primero subiré el resumen de la planificación junto con una breve explicación, y la gestión de gastos. Después añadiré nuevas páginas al blog con las fotos, información y lugares de interés.

 

Este sería nuestro itinerario inicial en esquema:

Itinerario 2017.jpg

Las horas de coche y los sitios dónde dormir variaron un poco durante el viaje. Aunque parece mucho tiempo, casi todo es para ir y volver, una vez allí, las distancias son cortas.

Y el resumen del viaje, que aunque varía un poco con el itinerario, cumple con el objetivo marcado:

Día 1: Salida a las tres de la tarde y parada a dormir en camino. Las horas de conducción son estimadas, de hecho, salimos a las cinco de la tarde. Paramos a merendar y más tarde a cenar y dormir en Altafulla.

Día 2: Día de viaje. Desayunamos en el área de servicio, ya empezábamos a hacernos a la idea que estábamos de viaje. Parada para una visita rápida en Lunel y continuar carretera. La visita no resultó ser rápida, pero alguna anécdota rara tenía que pasarnos y mejor allí que no estábamos haciendo nada. Paramos a dormir antes de llegar a Lion, en un área de servicio en la que había un McDonald y en el plan de cenas había Judías verdes… esto incrementó un poquito los gastos en restaurantes. Siempre desde el cariño a las judías verdes.

Día 3: LLegada a Friburgo. Paseo por la ciudad y descanso en área de autocaravanas. Desde el área, se puede ir al centro andando o en tranvía. Cenamos en uno de los muchos bares para estudiantes que hay por la zona antigua, junto a una de las puertas de entrada a la ciudad.

Día 4: Oberried, Steinwasen Park, pequeño parque de atracciones muy divertido y situado en mitad de la selva. Pensábamos quedarnos medio día, suficiente para verlo todo, pero nos divertimos mucho y salimos los últimos, cuando cerraron. Cataratas de Todtnau (pillan de paso desde el parque al lago Titisee). Seguimos para llegar a dormir en el lago Titisee, precioso por la noche, merece la pena dar un paseo.

Día 5: Fuimos a ver el lago de día y nos dimos un paseo en barca, al otro lado hay un

P1030657.JPG

El día nos acompañó para pasear en barca.

camping justo en la orilla, aquí compré una Brezel, pan salado con forma de lazo, no sería la única. Cuando llegamos a las Cataratas de Triberg, de la emoción nos pasamos la entrada de arriba y a mitad de camino paramos en otra de las entradas, tienen tres, en la parte alta, a mitad de camino y abajo en el pueblo, no importa la que cojas, tienes que volver a por el coche.  Nos fuimos a dormir a Schiltach, según dicen uno de los pueblos más bonitos. El GPS se puso en modo “verde” y nos paseó por el interior de la Selva negra, hay muchos pueblos que merecen una visita.

Día 6: Visitar las Cataratas del Rin, hay que entrar en Suiza, si no se quiere pagar la viñeta hay que ir por carreteras nacionales, como tocaba bocadillos comimos en un banco con unas preciosas vistas, y después, bordeando el Lago Costanza llegamos a Lindau para pasar la noche.

Día 7: Tocaba visitar el Castillo del Rey Loco y dormir en Ulm. Se pueden reservar las entradas en la página web como mínimo un día y medio antes. es mejor hacerlo, ya que sólo se puede entrar con guía, hay mucha gente y las visitas en Español son escasas.

Día 8: Pasar el día en Legoland. Parque de atracciones infantil. Perfecto para niños entre 6 y 12 años. Nos lo pasamos muy bien y fue un día inolvidable a pesar del cansancio propio de este tipo de parques.IMG_5374.JPG

Día 9: Volver a la Selva Negra por la zona norte y visitar Gengenbach. Dormir en Europa-park. Este día lo dedicamos a descansar un poco, probar la tarta Selva Negra y disfrutar del día.

Día 10: Pasar el día en el parque de atracciones más grande de Europa. Creo que como mínimo hay que ir tres días para poder montarse en todo. Aquí quiero volver cuando nuestra peque crezca un poco más.

Día 11: Visitar Colmar y Eguisheim, este último no nos dio tiempo, al salir de Colmar nos fuimos a un camping y descansamos esa tarde. Son pueblos de la Alsacia Francesa.

IMG_5241.JPG

Colmar.

Día 12: Visitamos Eghisheim dándole vueltas al pueblo y empezamos nuestro viaje de vuelta. Colmar es muy bonito pero Eghiseim me enamoró. Primera noche en área de servicio con Mc Donald incluido…

Días 13 y 14: viaje de vuelta. Paramos a dormir en la desembocadura del Ebro para una minúscula toma de contacto de reconocimiento para próximos viajes y por la mañana salida con dirección a casa.

Importante: –

  • Siempre nos recomendaron repostar en los pueblos y no hacerlo en las gasolineras de la carretera, en la mayoría de los casos ha sido así, pero no siempre, hay que ir atento a los precios ya que llegan a variar bastante.
  • Llevar un traductor en el móvil, aunque hay muchos supermercados conocidos, los productos, así como sus componentes están en otro idioma y puedes comprar algo que no te gusta.
  • Se pueden comprar muchas entradas por internet y a veces se ahorra algo de dinero, pero hay que tener cuidado con el clima en esta zona pues te puede llover cualquier día y chafarte tu visita al parque de atracciones. Ir mirando la previsión meteorológica diariamente ayuda mucho por si hay que modificar planes.

 

Un gráfico resumen de los gastos:

Hemos recorrido 4550 Kilómetros y vemos que el gasto en peajes ha sido considerable y junto con el gasoil, suman un porcentaje alto, pero son gastos fijos propios del viaje. El resto de puntos son más variables, “Campings” incluye zonas de auto-caravanas, parkings de pernocta…, “Ocio” están incluidas las entradas a los tres parques de atracciones, así como entradas a Cataratas, Castillos, paseos en barca…,

gastos

Documento utilizado para ir anotando gastos, por si os sirve de utilidad:

Gastos 1

El día que aparcamos en Friburgo tuvimos la sensación de haber cumplido un objetivo y a partir de ahí, el viaje se fue superando. Han sido unas vacaciones difíciles de superar, la zona es preciosa y la compañía insuperable.