Un día en LEGOLAND

Aunque cada día de nuestro viaje tenía programada una visita, este, además, era un objetivo, y por fin llegó el día de conseguirlo.

img_5161.jpg

Realmente no esperaba disfrutarlo tanto cómo así fue. Ahora sé que es un gran parque de atracciones para niños, creo que lo disfrutan más los menores de 12 años y los padres lo pasamos muy bien viéndolos ilusionados.

La noche anterior dormimos en un área de auto caravanas cercana al parque, cuando llegamos, estaba completa y aparcamos fuera, después fueron llegando más auto caravanas y alguna furgoneta que se colocaron cerca de nosotros, nadie vino a decirnos nada, claro que, llegamos tarde y nos fuimos temprano.

lat N .48º27´47´´ long.E 10º16´11´

IMG_5114

Las indicaciones a Legoland son muy claras y enseguida llegamos, hay una zona de aparcamiento especial para auto caravanas, las señales te van indicando, es muy fácil. Una vez parado el motor, cogimos las mochilas y corrimos a las taquillas. El ticket del parking para todo el día son 5 €.

Las entradas las puedes comprar antes por internet, incluso el ticket del aparcamiento para no tener que hacerlo al llegar y ahorrarte colas. Nosotros no lo hicimos así y decidimos comprarlas al llegar, ya que teníamos previsión de lluvia y si al final era así, preferíamos volver al día siguiente que no estar en el parque lloviendo. De todas formas, ese día no había mucha cola, no sé si es lo normal o es que allí esperan a ver qué tal día hace para ir o no…

La apertura del parque es muy divertida, ya que antes de abrir las puertas hacen una cuenta atrás que siguen todos los niños y la mayoría de los adultos a voz de grito y cuando por fin se abren las puertas, suena una música y ¡todo el mundo accede al parque!.

Se puede entrar comida y bebida, además, hay diferentes sitios distribuidos por el parque para comer. Al entrar a la izquierda tienen una zona de taquillas de pago dónde dejar las mochilas y no ir cargados todo el día, allí dejamos las nuestras y volvimos a por ellas a la hora de comer.

Como información adicional, os diré que la hora de cierre no es fija, creo que depende de las condiciones climatológicas y de la afluencia de personas. Dependiendo de las condiciones del tiempo, lógicamente, asistirá más o menos gente.

IMG_5144

Aquí os dejo un resumen de las atracciones, de que tratan y de la edad o altura permitida en cada una de ellas, se pueueden ver todas en la página web. ATRACCIONES LEGOLAND.

Atracciones Legoland

Lo pasamos muy, muy bien, y se creó uno de los mejores recuerdos del viaje. Lo aconsejo para todos aquellos que se lo estén pensando.

Anuncios

Antequera. Y que salga el sol por…

Esta ha sido nuestra primera escapada con el nuevo miembro de la familia,el bebé, que tan solo con un mes ya ha estado de paseo en furgoneta. Aprovechamos el puente de noviembre para ver qué tal nos apañábamos y todo salió perfecto, tanto el pequeño como nosotros lo pasamos muy bien, ya somos cuatro viajando en furgo.

Elegimos este destino porque el tiempo predijo que sería un fin de semana frío, así que pensamos en Málaga, cerca de la costa y un lugar cálido, pero tengo que avisaros que en Antequera, a pesar de estar a escasos 45 kilómetros de Málaga, la temperatura es muy diferente y cuando hace frío…, jeje. Otro de los motivos para acercarnos a esta zona era visitar el Torcal ,que nos quedó pendiente en nuestro viaje a Ronda y Pueblos blancos.

Antequera, está situada al norte de Málaga y posee un gran patrimonio arqueológico, numerosas iglesias, conventos y palacetes. Lo primero que te llama la atención dentro del pueblo, es la Alcazaba, erigida en la zona más alta, desde allí se puede contemplar cómo emergen las iglesias y los palacetes sobre las casas, las cuales han sido construidas a no más de dos o tres alturas para conseguir ese efecto.

En Antequera hay un área municipal en las afueras desde la que puedes acceder al centro andando. Tiene cerca supermercados, bares, restaurantes y parques para los niños. Nosotros pasamos allí las dos noches y por ponerle un pero es que está inclinada y hay que poner los calzos.

P1040321

Llegamos el jueves después de comer, parada que hicimos por el camino, nos organizamos y salimos a visitar la ciudad con sus luces encendidas y a cenar por el centro. Dimos un paseo muy agradable pasando por la puerta de Estepa, por la calle Infante Don Fernando hasta la plaza de San Sebastian y allí, en la calle Encarnación cenamos. Pasamos por delante de la oficina de información, en esa misma calle a la que volveríamos al día siguiente antes de subir a visitar la Alcazaba. Por toda la ciudad había referencias a los clics de Playmobil y en estas tres iglesias y en el museo había exposiciones, Santa Clara, San Francisco y San Juan de Dios. Con una entrada de 4€ comprándola en una de ellas, acedias a los cuatro sitios y se ayudaba a una asociación benéfica. Además de estas cuatro exposiciones podías encontrar diferentes Dioramas por toda la ciudad.

En la calle Infante Don Fernando hay numerosos bares y cafeterías para tomar algo, a nosotros nos recomendaron Café a la fuerza y allí es dónde desayunamos la primera mañana.

La subida a la Alcazaba la hicimos por la calle cuesta de San Judas, para la visita nos dieron unas audio-guías al pagar la entrada, una especial para niños que tubo entretenida a nuestra peque todo el tiempo, allí mismo se encuentra la Colegiata Santa María la Mayor, la cual puedes visitar con la misma entrada si la compras conjunta. El día no nos acompañó mucho, hacia frío y daba la sensación que en cualquier momento nos iba a caer una buena, así que suspendimos la visita a la iglesia de Nuestra Señora del Carmen y volvimos por donde habíamos subido a la calle  Encarnación a comer, después dimos un paseo por la ciudad visitando los Dioramas de Playmobil y volvimos a la furgo por el paseo Real hasta el parque y a descansar. Por muy bien que te encuentres a un mes de dar a luz y con un bebé, hay que tomárselo con calma, así que compramos molletes típicos de allí y nos los preparamos cada uno como nos gustó para cenar.

A la mañana siguiente desayunamos en un bar enfrente del área y salimos hacia El Torcal, cuando llegamos, el aparcamiento de arriba estaba lleno y nos indicaron uno cercano desde el que se accede a la parada de un pequeño autobús lanzadera que te sube a la entrada de El Torcal. El precio del autobús es de 1,50 €. Son tres y están continuamente subiendo y bajando gente. Esto hay que tenerlo en cuenta si vas a hacer alguna ruta, ya que se pierde tiempo y tienes que planificarlo.

Antequera es un pueblo muy bonito, muy bien cuidado y que te deja muy buen recuerdo, no nos importaría volver. Nos quedaron por visitar varias iglesias y conventos, así como los Dólmenes y nos fuimos con ganas de haber realizado una ruta, aunque fuese corta, por El Torcal.

 

En verano…, playa o montaña?

Nuestra filosofía: en verano a la montaña y en invierno…, preferentemente playa, aunque siempre nos llama más la montaña. a finales de agosto y con un poco de mono por salir con la furgo, nos planteamos una pequeña escapada a la playa pero terminamos en una zona de montaña cercana.

Para relajarnos y descansar un poco elegimos un camping en mitad de la sierra con un río para refrescarnos un poco y dónde las noches son más frescas. El camping de Moratalla, lo que hace que sea diferente y emocionante es su ubicación, es una zona con pinares altos que te cubren de sombra y junto a él, discurre el río Alharbe.

Es un camping familiar, con muchas actividades para los niños, con piscina y algo muy importante para el descanso…, sin cobertura. En las inmediaciones de la piscina puedes coger wifi gratis. Es grande y tiene gran cantidad de parcelas, casi todas ocupadas por tiendas de campaña, no se ven grandes auto-caravanas o furgonetas, pero sí parcelas ocupadas durante todo el año con grandes estructuras. A pesar de la gran cantidad de familias y de ser aún agosto, se está muy tranquilo.

Fin de semana de relax.

 

 

Las Lagunas de Ruidera.

Siempre con mi pequeña familia y sabiendo ya, que pronto seríamos uno más, nos dirigimos a Las lagunas de Ruidera, ¿Qué cómo surgió la idea?, esta vez fue porque alguien, en algún momento, comentó que hacía tiempo que las lagunas no llevaban tanta agua.

Así que, unos días de Abril, nos aventuramos a conocerlas. Llegamos desde Albacete, atravesando una larga y recta carretera propia de la meseta de Castilla la Mancha, y nos dirigimos directamente al centro de información, lo encontramos cerrado. Allí mismo, justo en el centro de recepción de visitantes puedes ver una de las 16 lagunas, la laguna del Rey.

Justo enfrente, pidiendo permiso y en temporada baja, comentan que se puede pernoctar sin problemas, pero se trata de un parque natural, por lo que está prohibido pasar la noche en zonas no habilitadas. El único camping que encontramos abierto fue el de Los Batanes, y allí pasamos un par de noches muy tranquilas, llegamos a el bordeando algunas de las lagunas y fuimos parando para verlas, echarnos fotos e ir descubriendo poco a poco este lugar.

En el camping había un campamento de niños que le daban un poco de vidilla a la zona, pero que no llegaban a molestar, estaban en una zona más alejada. En uno de los extremos de las lagunas, enfrente del castillo de Peñarroya hay un aparcamiento municipal para auto-caravanas del que hablan muy bien pero que desconocemos, quizás en próximas visitas pasaremos por allí.

Al día siguiente volvimos al centro de información y pasamos por el pueblo a comprar pan y otras cosas que nos hacían falta y de ahí subimos al mirador del rey. Hay muchos albergues, casas rurales y varios chiringuitos junto a orillas de los lagos que nos hacen pensar que es una zona en la que en verano triplica o más su población. Comimos a orillas de la Laguna Colgada, había un par de chiringuitos cerrados.

P1040265

La zona nos gustó mucho hay varias  rutas de senderismo sencillas para realizar con niños y un par de ellas para hacerlas en bici. En esta ocasión no realizamos ninguna, lo dejamos para próximas visitas, (sólo la Quebrada del Toro),porque tenemos que volver, pero sí fuimos a todas las lagunas parando en las numerosas zonas que hay habilitadas, paseando y hechando fotos en los diversos miradores. También dejamos para otra ocasión la visita a la cueva de Montesinos.

Una tarde mientras yo descansaba, mi peque y su papi se fueron a hacer la ruta de la Quebrada del Toro, es una zona privada y hay que recorrerla con guía, no viene en los planos y si no preguntas por ella especialmente no te la comentan en el centro de información, al menos es lo que nos pasó a nosotros, sabíamos de ella por los blogs y la información que buscamos por internet. La entrada cuesta 6€ adulto y 4€ niños, te facilitan un casco y mejor llevar calzado cómodo. Al  no ser temporada alta, pasamos por la mañana y concertamos una hora por la tarde para realizar la visita.

La única zona con bares, tiendas y chiringuitos abierta estaba en las cercanías de la Laguna Batana. Durante el fin de semana la afluencia turística aumentó considerablemente, los establecimientos abiertos también, así como personal de seguridad del parque.

Hemos pasado un par de días de descanso y conociendo la zona para próximas visitas. Jeje.

 

 

¿Viajar embarazada? Unas vacaciones en camping.

Viajar o no en furgoneta estando embarazada va a depender mucho de cómo se encuentre la futura mamá y si el embarazo es de riesgo o no. Siempre es mejor consultare al médico y llevar la cartilla de embarazo contigo. Sea como sea, el ritmo lo tienes que marcar sin hacer excesos y parar siempre que sea necesario. En un principio teníamos pensado visitar el sur de Portugal, nos quedamos con las ganas después de conocer Lisboa en Navidad, pero no ha podido ser. También se pueden pasar unos días tranquilos y de vacaciones buscando otras opciones. Esta fue nuestra opción para el verano de 2018:

Hemos disfrutado de unas vacaciones diferentes y aunque somos amantes de descubrir nuevos parajes y disfrutar de la naturaleza, este año nos ha tocado no ir muy lejos ni realizar un gran viaje. Hemos pasado unos días en un campin resort, El Marjal, en Crevillente, después de visitar el Bioparc y el Oceanografic de Valencia.

Durante nuestra visita a Valencia, nos quedamos a pernoctar en un área de autocaravanas en las afueras, Valencia camper park en Bétera, son muy amables y te ayudan en todo lo que necesites, 12€ camper con dos personas, 15€ con electricidad. Hay una parada de metro a pocos metros y en 25 minutos estas en el centro, pero lo mejor de todo, sobre todo por las fechas en las que fuimos, es la pequeña piscina en la que puedes refrescarte después de andar todo el día de visita, muy de agradecer.

Importante: La parada de metro es un apeadero, por lo que hay que comprar los viajes de metro en la recepción del camping park.

El sábado fuimos al oceanografic, compramos las entradas por internet y no tuvimos que hacer nada de cola. Las entradas para adultos cuestan 29,70€ y 22,30@ niños. No te revisan las mochilas, pero no hay zonas de picnic dentro y no permiten entrar comida. Dentro ofrecen varias zonas de comida rápida, un restaurante buffet y un restaurante algo más caro pero desde el que se puede disfrutar de los peces mientras comes. Nosotros probamos las hamburguesas en el puesto que hay al salir de la exhibición de los delfines y estaban muy buenas.

Desde la parada de metro que nos aconsejaron en el área hasta el Oceanografic, cogimos un taxi que nos costó 8€, a la vuelta hicimos lo mismo. Llegamos sobre las 18:30, perfecto para pegarnos un baño y descansar un poco antes de cenar. El  Oceanografic se puede visitar en unas 6-7 horas, ¡¡no os perdáis la actuación de los delfines!!

La entrada para el Bioparc cuesta 23.80€ adultos, 18€ niños y los menores de 4 años entran gratis, abre a las 10:00. Hicimos lo mismo que el día anterior, metro y taxi para ir y volver, esta vez el taxi nos costó 5€.

Al ser época de vacaciones y fin de semana había mucha gente y sobre todo niños. Decidimos ir a la primera sesión de exhibición de aves y comer pronto para no tener que hacer mucha cola, a las 16:30 ya estábamos de vuelta. Perfecto para descansar, al día siguiente saldríamos para el camping.

Buscábamos un sitio donde poder estar tranquilos, sin mucho movimiento y donde nuestra peque de ocho años pudiese disfrutar y nosotros descansar. Un compañero de trabajo me habló de este camping y bueno, decidimos probar.

He de decir, que en menos de tres horas,  la pequeña del equipo ya había hecho una amiga, cogió la bicicleta y sobre las 23:30 de la noche tuvimos que ir a recogerla, llegamos a las 2 de la tarde. Es un camping-resort con actividades para todas las edades y monitores para los niños. En la zona de recepción hay una plaza, donde se puede comer y por las noches hacen diferentes actividades y espectáculos tanto para niños como adultos y los precios del restaurante son bastante asequibles. Para el día, los niños tienen un mini-club para entretenerse y por supuesto están las dos piscinas, una tropical, algo más tranquila y otra con toboganes y animaciones donde los niños se lo pasan en grande.

Pasamos cinco días aquí y nuestra peque se despidió llorando, disfrutó muchísimo.

Sin duda unas vacaciones diferentes de las que no nos arrepentimos, ¿VOLVEREMOS?

IMG_6968